text-align: center
DEPRESIÓN

¿QUÉ ES LA DEPRESIÓN?

La depresión es un problema de notable trascendencia en la vida de una persona. A diferencia de otros trastornos psicológicos, como las fobias específicas por ejemplo, la depresión es una manifestación global que afecta a prácticamente todas las áreas de nuestra vida. La persona deprimida no se comporta igual que antes, no se relaciona de igual manera con los demás y no rinde de la misma forma en sus obligaciones cotidianas. Incluso puede cambiar su concepción sobre sí misma, sobre la vida, sobre el futuro y sobre el mundo que le rodea.

depresión tristeza desesperanza

ESTOY TRISTE, ¿SIGNIFICA QUE ESTOY DEPRIMIDO?

En la cultura popular, muchas veces se utiliza el término depresión de una manera más ligera. Solemos oír con frecuencia que alguien dice “ayer por la tarde estuve muy deprimido” o “yo los lunes me deprimo”. En estos casos, las personas nos referimos a un estado momentáneo de bajo estado de ánimo o de tristeza. Sin embargo, cuando hablamos de una depresión clínica, o de un episodio de depresión mayor, hacemos referencia a un estado psicológico más grave y duradero, que abarca muchos más síntomas.

 SÍNTOMAS

  • Estado de ánimo:  depresivo o tristeza durante la mayor parte del día.
  • Anhedonia: pérdida de interés por las actividades habituales o pérdida de la capacidad de obtener placer y disfrute.
  • Problemas con la dieta: bien sea por pérdida de peso significativa o por aumento del mismo.
  • Problemas con el sueño: puede ser insomnio, o bien, puede ser lo contrario, hipersomnia.
  • Cambios psicomotores: puede encontrarse agitación, o bien, lo contrario, enlentecimiento en los movimientos.
  • Fatiga o pérdida de energía la mayor parte de los días.
  • Sentimientos de inutilidad o de culpa excesivos o inapropiados.
  • Disminución de la capacidad de pensar o de concentrarse: Indecisión patológica.
  • Pensamientos recurrentes: de muerte o ideación suicida.

¿CUÁNTO DURA UNA DEPRESIÓN?

Para hablar de una depresión clínica, es necesario que los síntomas se hayan mantenido al menos dos semanas. Una vez instaurada una depresión, puede durar desde unas pocas semanas, en los casos más leves, hasta largos años, en los peores casos, siendo lo normal entre 4 y 8 meses de duración. Como en cualquier asunto que implica la salud de la persona, es muy importante actuar antes de que se cronifique.

Depresión tristeza anhedonia

¿CÓMO EMPIEZA Y SE MANTIENE UNA DEPRESIÓN?

La depresión puede comenzar de golpe, ante una situación de pérdida, de duelo, de conflictos interpersonales o tras vivir situaciones traumáticas. Otras veces la depresión comienza de forma insidiosa, es decir, poco a poco y progresivamente, por el estrés de la vida, el agobio, la frustración continua, patrones cognitivos viciados o falta de refuerzos positivos.

Existen varios modelos explicativos teóricos acerca de la depresión. Ninguno es definitivo y, de hecho, todos funcionan en según qué casos. Unos modelos hacen referencia a la falta de actividades reforzantes (enfoque comportamental de Lewinsohn). Otros ponen el acento en los procesos de auto-focalización de la atención y de auto-evaluación (enfoque del auto-control de Rehm). Otros señalan la importancia de las atribuciones causales que hacemos acerca de los acontecimientos positivos y negativos (enfoque de la indefensión aprendida de Seligman). La psicología cognitiva, por su parte, pone el foco en las distorsiones cognitivas (Beck) y en las ideas irracionales (Ellis). Por último, el enfoque de las terapias de tercera generación, basa su explicación de los trastornos afectivos en el concepto de evitación experiencial. Como se ve, hay muchos factores psicológicos que pueden estar involucrados en una depresión.

¿CÓMO SE AFRONTA UNA DEPRESIÓN?

En primer lugar, no sirve de nada negarla, encubrirla o enmascararla. Se debe realizar una buena evaluación psicológica para averiguar los factores antecedentes, los factores desencadenantes y los factores mantenedores de la depresión. A partir de ahí, seguir un tratamiento psicológico apropiado para cada caso, el cual, según aconseje el resultado de la evaluación, incidirá más en aspectos internos o externos, en aspectos cognitivos o conductuales, en aspectos sociales o individuales, en aspectos existenciales o coyunturales, etc.

Resumiendo, no existe una fórmula de aplicación general. Cada caso debe ser estudiado, comprendido y tratado individualmente. Además, será importante también aprender a evitar las recaídas, saber reconocer los síntomas iniciales de cada episodio y empezar a poner remedios antes de volver a caer en espirales depresivas. En casos de depresiones muy graves, se puede combinar la terapia psicológica con terapia farmacológica, pero, a largo plazo, es mejor desarrollar habilidades de afrontamiento personales que aprender a depender de los fármacos.

PRIMERA SESIÓN

SI QUIERES PEDIR CITA LLAMA AL TELÉFONO

687 55 55 01

SI QUIERES MÁS INFORMACIÓN
RELLENA EL FORMULARIO